miércoles, 15 de enero de 2014

Adiós, ‘Caledonia’: el viaje final de un águila pescadora escocesa en un convento sevillano.

El pasado 5 de enero, justo en la víspera de Reyes,  recibimos en la oficina de SEO/BirdLife una llamada de un socio. Juan Antonio Martínez Martín nos comunicaba un sorprendente hallazgo: un águila pescadora se encontraba en el jardín de un convento sevillano. Lamentablemente el águila había chocado con uno de los cables del edificio mientras sobrevolaba la zona un día de espesa niebla, y había fallecido. La casualidad  hizo que Juan Antonio encontrara el ave, y que ésta estuviera marcada con anilla metálica, PVC y transmisor satélite.

Águila pescadora marcada con anillas metálicas y de PVC. Autor: J. Fernández Mejias


Águila pescadora marcada con anilla metálica, PVC y transmisor. Autor: J. Fernández Mejías

Al ser domingo ese día no había nadie en la oficina, pero gracias al manejo de las redes sociales de la hija de Juan Antonio, el mensaje del hallazgo se hizo llegar a través delFacebook de SEO/BirdLife. A partir de ese momento se puso todo un dispositivo en marcha para recuperar al ejemplar. Nuestro compañero Jesús Pinilla, de la Delegación de SEO/BirdLife en Sevilla, antiguo Secretario del CMA y también antiguo coordinador de la Oficina de Especies Migratorias (que coordinaba el marcaje con anilla metálica ICONA) se ofreció a ir a identificar al ave junto a otro socio y anillador (Jesús Fernández) y el propio Juan Antonio.

Seguidamente se informó a la Junta de Andalucía que movilizó a su personal al lugar para recoger el ave y llevarlo a un Centro de Recuperación, con el fin de realizar la necropsia correspondiente. La Junta de Andalucía contactó directamente con el equipo de marcaje del ave (ya que es un proyecto conocido a nivel internacional) y se encuentran en trámites de enviar el emisor satélite e información relevante sobre el estado del ave.

Caledonia pasaba su segundo invierno en España Se tramitó la información de la anilla metálica a la Oficina de Anillamiento que, siguiendo el trámite habitual, contactó con la oficina británica de anillamiento que coordina el British Trust for Ornithology (BTO, ya que la anilla metálica que llevaba el ave era de procedencia británica). Queremos agradecer la colaboración del BTO en la tramitación de la información y respuesta. Resultó ser un ave marcada en 2012 en Escocia y bautizada como Caledonia.Sus miembros han querido darle un especial Adiós.

Caledonia es conocida por los socios de la Royal Society for the Protection of Birds (RSPB, nuestro homólogo en GB), ya que es parte de un proyecto de reintroducción de la especie. El equipo que marca las pescadoras está liderado por Roy Dennis, quien lleva marcados más de 1.500 ejemplares desde 1966. Las aves marcadas en Loch Garten (Escocia), además de anilla metálica oficial, han sido marcadas con dispositivos satélites. Sus movimientos son seguidos por numerosas personas a través de la web de la reserva de la RSPB en la que cada ave cuenta con un blog particular en el que se relatan sus vivencias a lo largo del año.

Miembro de la Junta de Andalucía recoge el ejmeplar hallado en el convento sevillano. autor: J. Fernández Mejias


Recogida del ejemplar hallado en el convento sevillano. Autor: Jesús Fernández Mejías

Las águilas pescadoras británicas migran en otoño hacia lugares más cálidos, y algunas de ellas se quedan en España a pasar esta dura época del año. Una de ellas era Caledonia que, por segundo año consecutivo, pasaba el invierno en Andalucía, volviendo en primavera a su hogar (en apenas un mes habría comenzado su migración) en la reserva de Loch Garten en los Highlands Escoceses.

Gracias a la colaboración de nuestros socios Toda esta historia no sería conocida si no fuera por nuestro socio Juan Antonio Martínez que, al encontrar el ave, inmediatamente contactó con SEO/BirdLife. Sin nuestros socios, sin la colaboración desinteresada de la ciudadanía, no se podría disponer de parte de la información que recibimos con las recuperaciones de aves marcadas. Cada año SEO/BirdLife recibe cientos de correos y llamadas telefónicas de personas que conocen nuestro trabajo con el marcaje de aves y su seguimiento, y que nos hacen llegar la información que nosotros tramitamos. Una vez disponemos de la información del ave anillada se la hacemos llegar tanto a la persona que encontró el ave con anilla como al anillador que la marcó en su momento. Es fundamental la colaboración de todos, y gracias a la de Juan Antonio, el equipo británico podrá conocer la causa del fallecimiento de una de sus aves marcadas, informar a todos sus colaboradores y recuperar un transmisor satélite. Un granito de arena más en el mejor conocimiento de las aves que sobrevuelan nuestros cielos.
Por último queremos agradecer a Jesús Pinilla, Jesús Fernández Mejías (autor de las fotos) y a Diana de Palacio (BTO) la colaboración para obtener la información del ave.